¡Quién sabe si unos grupos de traidores conscientes de su propia traición y abominándola, deseosos de seguir a Jesús sin imponerle nuestros métodos, podrá desviar la marcha de la sociedad actual, pasando del camino de la traición hipócrita y “canonizada” al camino de la traición reconocida y penitente!

Guillermo Rovirosa